sábado, 6 de diciembre de 2014

KOREA IN PIKS

Aquí todo tiene su precio, todo se paga, el distrito evitando hacer lo que Corea quiere que haga. Demasiado pendientes del gimnasio, sus iPhones y Margaret Astor, coreanos y coreanas boicotean cualquier amago de pachanga, las calles están demasiado limpias como para chutarlas. Ante eso, retratamos cada instante, y disfrutamos la miel del presente.

Ferry Qingdao - Seúl, un cameo de lujo, Carlitos Vera, estrella que luce cuando el sol comparte cuarto con la luna. Pescados, picantes, mares revueltos que hipnotizan, que cambian por pausa la prisa.

Wop Wop Wop! es el Gangnam neighbourhood, todo fashion, mucho plástico, mucho pote para camuflar el acné, mucho cable liado entre LEDs, vamos echando madera al fogón.



De Seúl a Busán, en un plis, venga Rics, don´t flips, gofres ardientes y peluqueros psicópatas, festivales de cine, nosotros actuamos como si nada pasará, pero pasa, es distrito en Corea, caen los días, las pelas y el pelo como una cascada.



Oh si que diablos, ¡hagamoslo! habló Carlitos B-Urban y nosotros le seguimos, la sombra y la corriente. Reservamos motel en Jienju, pero compramos billetes de bus para Jenjou, casi-bien-pero-mal-malentendidos. Besazos pa el panda y la tabtabtaboada.

Lo más parecido, triste agravio, a una pachanga que nos regala la tierra de del ying-yang, es echar el día entre escenas del Mundial de 2002, nos cambiamos en sus vestuarios, preparamos la táctica en su pizarra, saltamos al cesped, y… perdemos los vídeos, los goles y las ganas, todo todito todo, menos las risas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos saber qué gusta-disgusta, qué cambiar-mantener. Gracias.