martes, 2 de septiembre de 2014

NORTHEAST INDIA: WHOSE BALLS AROUND…?

No es lo que somos, es lo que vamos siendo.

Llegamos de Darjeeling a Siliguri[1], y se cierra así la tournée por el noroeste de India, 7 provincias por descubrir, sufrir y gozar. Pónganse cómodos en sus pantallas:


Nos vamos para Calcuta, buscando sur, abrir la lata, romper el fuera de juego y despelotar esa India tapada que pocas veces se ve y nunca se mira. Esperamos vuestra compañía, no lo podemos negar.




[1] Bajamos en un jeep descosido, ansiosos por montar en el tren a Calcuta. Las pegatinas del Chelsea en la matrícula, y el estridente color de los tejados me recuerdan al videoclip de Cristian Castro, azul, azul, azul y bochornoso.

Pasado el valle llegan Los Fruitis, las casas se vuelven multicolor, la comercial alegría que venden las agencias de viajes sobre la India “los olores de sus especias, el fulgor de sus pigmentos, las sonrisas envueltas en sharis… que nunca olvidarás”, que sí, que algo es verdad, pero no del todo, salta de la ruta Taj Majhal-Rajastán, cae al suburbio y al interior, verás, lo que no reluce es porque no es oro.

Subimos al tren y resuelvo un enigma, es ese traqueteo constante, risueño e impertinente, ese vaivén de sus vagones, lo que ha degenerado en el mítico movimiento de cuello de los indios y las indias, que igual balancean la cabeza para asentir, negar, aceptar, indicar, rechazar, reír o llorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos saber qué gusta-disgusta, qué cambiar-mantener. Gracias.