sábado, 21 de junio de 2014

SIMPLIFYING EL DISTRITO



Casi dos meses de pachanga relatada, de chupar carretera, barro y noodles. Esto no ha hecho más que empezar y aun siendo medio tontos, seguimos queriendo ser listos. Este post es un freno de mano en segunda fila mientras sacas dinero en algún cajero de la Gran Vía. Un aclaratorio.

Tufy dice que es denso, Ana dice que es brillante, Julito dice que son muy largos y Tato que se le quedan cortos, nunca llueve a gusto de todos, pero si podemos pensar como mejorar nuestros paraguas y disfrutar de los charcos.

La pachanga comenzó bomba, éxito de público y falta de crítica, pero sabemos que muchos y muchas aún no saben de que va esto. Ahora que la web comienza a trascender nuestro circulo de amigos/as y que otros blogs, revistas y transeúntes se interesan por el proyecto, necesitamos poner en orden las ideas:

1 – No es un blog de viajes sino de viajeros[1]. Cada post intenta mezclar con equilibrio: 1. Crónica histórico-socio-política, 2. Descripción turística y 3. Fútbol callejero, en cada lugar que visitamos.

2 – Ricardo empieza en Vietnam, pero hace trampa. Recorre Vietnam, Camboya y Laos en trenes y buses, y tras estancarse en Vietnam para currar durante 4 años, prosigue su viaje desde Tailandia (previo vuelo a España para besar a la familia). Llega con penuria a India donde se junta Alberto. Unos post los escribe el uno y el resto los elabora el otro; en la portada se ve quién es el autor, aunque de forma camuflada. Vamos juntos hasta llegar por tierra a España, ¿cuándo? calla, calla.

3 – Publicamos post los sábados y los miércoles. A falta de internet, el Dr. Cerrudo edita y cuelga los posts, mientras Albertito mueve las redes sociales desde Segovia.
Vamos con retraso y 3 meses de decalaje entre la realidad y las publicaciones, dándonos margen a crear buen material. Por ejemplo, esta semana publicamos algo de Birmania, aunque esto se escribe desde Katmandú, a 12 horas de entrar en el Gran Tíbet.

4 – Creemos en el valor de cada historia y en la capacidad de la mente para viajar a través de la lectura, por eso cada “like”, cada “retwitt”, cada “share” y cada “comment” nos motivan a seguir, y nos confirman que merece la pena el esfuerzo y que hay alguien ahí fuera. No ansiamos miles de visitas diarias ni fama, somos la web de unos cualquieras en un viaje cualquiera, pero amamos la idea de contar algo de mundo, de entretener con prisa y viajar con pausa.

Si algo te disgusta o sobra, nada tan bello como recibir una acalorada crítica, por favor sírvase usted mismo/a distrito.pachanga@gmail.com

5 – Hemos sido vanidosos con la estética. Tras un día de office frente a la pantalla, es lógico que dé pereza leer hasta la etiqueta del champú; y así, quisimos entrar por los ojos, con buena apariencia, buen formato, buenas fotos y videos currados. Finalmente, la plantilla y nuestras limitaciones programando en HTML conllevaron algunas torpezas[2].

Una advertencia, distritopachanga es libre, como El Lute, y a veces denso como James Joyce o Antonioni, verdad ¡pero es gratis! como un buffet en el desayuno de un hotel, que se come sin hambre y se guardan medianoches para media mañana. De últimas, podéis pensar en vuestro apoyo al proyecto como un gesto por la preservación de esa tan arraigada costumbre latina: “si esta pagao…”


Al final, esto, pachanguitas around the world, disculpen la intromisión, seguimos el programa...




[1] Como dice Paco Nadal, un turista tiene billete de vuelta, un viajero no.
[2] La barra de iconos para redes (Facebook, Twitter, YouTube) queda demasiado abajo y no está disponible para la versión móvil.
Las secciones permanentes (e.g. prolegómenos, la ruta actualizada en aledaños, o el abónate para suscribirse y recibir los posts en el email) quedanse camufladas tras el símbolo + que aparece en la cabecera de la web.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos saber qué gusta-disgusta, qué cambiar-mantener. Gracias.